Durante enero se expone.

La Vitrina del Mes destaca a las "Piedras Horadadas "

Piedra Horadada,Catancura
Piedras horadadas expuestas en el museo.

Piedras horadadas expuestas en el museo.

Todos los meses el Museo de Arte y Artesanía de Linares destaca objetos en su llamada Vitrina del mes. En esta oportunidad, se exponen piezas que pertenecen a la Colección Arqueológica de la institución.

15/01/2013

Fuente: Museo de Artes y Artesanías de Linares

Piedra Horadada,Catancura

La vitrina -que se encuentra ubicada en el hall de recepción- exhibe pequeños objetos que no siempre se muestran en la exposición permanente del museo. En la actualidad, se expone un conjunto de la colección arqueológica: piedras horadadas.

Anteriormente, se exhibición objetos conmemorando algún hecho ocurrido en el mes, como por ejemplo, en octubre se mostró un par de medallas de la "Colecta Pública Pro Reconstrucción del Huáscar", de 1924, conmemorando el Combate Naval de Angamos, acontecido el día 8 de ese mes. En diciembre, se mostró un pesebre hecho con hojas de choclo proveniente de Pichidegua, Región de O'Higgins, para celebrar la Navidad.

"Las piedras horadadas"

Estos objetos líticos son el artefacto prehispánico que con mayor frecuencia se encuentra en Chile, y su presencia evidencia la ocupación del terreno en forma permanente por parte de una sociedad.

A pesar de existir este tipo de piedras en todo el mundo, es en la zona central y centro-sur de nuestro país donde más abundan, asociadas a terrenos fértiles, cerca de la costa o de ríos y esteros.

Los agricultores las encontraban en grandes cantidades cuando abrían la tierra con los arados para sus cultivos. Eran tantas, que los campesinos las reutilizaron por muchos años como piedras de morteros, pesas o lastres para la ganadería, incluso hasta nuestros días. Y es común encontrarlas todavía en varias de las casonas de fundos antiguos, a modo de ornamentos domésticos.

Origen y usos

El origen, según algunos autores, se remonta a unos 3.000 a.C., desarrolladas por la "Cultura de las Piedras Horadas" que eran cazadores-recolectores, con conocimientos en alfarería y que practicaba una agricultura primitiva.

Ellos las confeccionarían artesanalmente, dándoles su forma mediante golpes y alisándolas con una piedra como lija. Luego las perforaban en el centro, posiblemente con un palo y arena para desgastar la piedra, o picándola con una piedra más dura desde las caras opuesta hasta unirse al centro.

Lo que más llama la atención es la perforación central, casi siempre de forma bicónica, como dos embudos unidos por su parte más estrecha. En otros casos, es perfectamente cilíndrica, con el mismo diámetro de lado a lado, logrando una terminación casi perfectamente circular, una proeza de esfuerzo y paciencia.

Las piedras horadadas encontradas ofrecen una gran variedad de formas, tamaños, pesos y materias primas. Al observarlas, se puede apreciar que su dimensión varía desde cinco hasta 50 centímetros, con un peso que va entre 500 gramos hasta 6 kilos. En cuanto a su aspecto, que si bien la mayoría de ellas suelen ser redondeadas, las hay ovales, cónicas, irregulares e incluso unas pocas rectangulares y poligonales. Son lisas y pulidas, otras ásperas y granulosas.

El material utilizado es sumamente variado, encontrado piedras de escoria volcánica, mica quistosa, estiatita, granito, serpentina, yeso, piedra de cal, tosca, piedra de arena, basalto, andesita, pórfido y diorita, entre muchos otros tipos de roca.

La gran diferencia de tamaños evidencia que no todas tenían la misma función. Algunas teorías señalan que eran usadas como herramienta para agricultura; cabeza de martillo; arma de caza; herramientas de molienda; bastones ceremoniales (piedras más trabajadas y con decoraciones geométricas, grabadas o bien pinturas de círculos, líneas o grecas); pesas para redes de pescar en zonas costeras; o como torteras en los usos de hilar (piedras más pequeñas).

Otra hipótesis sugiere que habrían sido empleadas como instrumentos de golpes, como martillos para moler granos o bien para romper huesos de presas, maderas u otras piedras. Esta idea supone que la roca se tomaba metiendo los dedos por el agujero.

También algunos relatos mencionan que tras la llegada de los españoles, fueron adaptadas como mazas en la guerra contra los huincas, insertándoles un colihüe de cinco a seis metros de largo, lo que les permitía atacar a la caballería, golpeando al caballo o su jinete para hacerlo caer. Otro texto, hace referencia a que fueron usadas como proyectiles encendidos que se lanzaban sobre las poblaciones.

Los mapuches, a este tipo de piedra le llaman "catancura" que significa "piedra perforada" o "pimuntuhue" que significa "el lugar donde se sopla", haciendo referencia a sus poderes mágicos, siendo usadas antiguamente por las machis en distintos rituales mágicos para predecir sucesos o, por ejemplo, puesta una piedra en el mango de los instrumentos agrícolas favorece las cosechas, y empleada en la batalla hace que el guerrero sea invencible.

Piedra Horadada,Catancura

Recursos adicionales

Vitrina del Mes
Vitrina del Mes
2255.5kb
Materias: Arqueología
Piedra Horadada,Catancura
Palabras clave: Catancura - Piedra horadada
Piedra Horadada,Catancura
readspeaker