Pasar al contenido principal

Amuletos

Dentro de las colecciones del Museo de Arte y Artesanía de Linares (MAAL) existe un conjunto de objetos artesanales de diversa factura, materialidad y procedencia, agrupados bajo la categoría de "amuletos". No obstante sus diferencias, las piezas se encuentran hermanadas por las cualidades mágicas que sus usuarios les atribuyen, ya sea para atraer la buena fortuna o proteger contra los males. Se trata, en buenas cuentas, de objetos capaces de alterar los destinos propios y ajenos, manifestación de una función simbólica presente en el ser humano desde la Prehistoria.

El conjunto comprende cuelgas de canastos y de ajos y ajíes tejidas en crin, una palma con espiga de trigo, una cruz de marfil, un chancho alcancía de greda, trenzas de la abundancia, una crucifixión de mimbre, un rosario de ónix, un escapulario, billeteras de rana y un equeco. Aunque la mayoría de ellos pudiera pasar por artículos comunes y de poca importancia, al rastrear su historia, la tradición cultural en la que se inscriben y las narrativas construidas en torno a ellos, aflora una dimensión insospechada -aquella donde las personas, valiéndose de artefactos cargados de una fuerza misteriosa, intentan provocar efectos extraordinarios sobre el mundo ordinario que habitan-.

La fuente del poder de estos objetos se explica, en algunos casos, por un mito de origen que atribuye propiedades curativas o benéficas a los materiales con los que fueron confeccionados; en otros, proviene de la condición singular, incluso aberrante, que distingue a un ejemplar dentro de su especie; o bien puede emanar de la representación convencionalizada de atributos sagrados, como ocurre en los objetos devocionales. En otros casos, sin embargo, las referencias a simbolismos ancestrales se entrelazan y confunden con aquellos derivados de la cultura de masas, dando origen a amuletos multívocos y desterritorializados.

Descarga el artículo completo "La hiperrealidad en la etnografía de colecciones mágicas en el Museo de Arte y Artesanía de Linares", por Juan Carlos Olivares.